En estos tiempos somos más conscientes de los efectos negativos de abusar del azúcar, ya que además de ser un enemigo para nuestro peso puede provocar enfermedades cardiacas, metabólicas, caries y puede acelerar la aparición de arrugas. Si hasta ahora no estabas convencida de eliminar el azúcar de tu vida, ¿ahora ya lo estás?

Shutterstock

A pesar de las razones que existen para dejar de consumir azúcar ¿por qué es tan complicado eliminarla de nuestra vida? Esto se debe a que cuando comemos algo azucarado, se segrega dopamina, una sustancia química que nos hace sentir placer y cuanto más consumimos más pensamos que la necesitamos, como una droga.

Como sabemos que es muy difícil dejar de consumirla te damos estos consejos para ayudar a desintoxicarte de ella.

Shutterstock

Lee las etiquetas

No te dejes engañar por los productos que sean “light” pues aunque parezcan más saludables no están exentos de contener azúcar. Lee siempre las etiquetas y tablas nutrimentales para informarte sobre las cantidades de azúcar que contenga el producto.

Acostumbra al paladar

Entrena poco a poco a tu paladar a los sabores sin azúcar, de tal manera que disfrutes el sabor de los alimentos como son en realidad, así, a la larga el sabor dulce te parecerá desagradable.

Elige alternativas más nutritivas

Si te cuesta renunciar a los productos azucarados, opta por otra clase de alimentos dulces como el chocolate oscuro, que contiene un 85% o más de cacao y es rico en antioxidantes.

Evita los alimentos procesados

Aunque es difícil deshacernos de los alimentos procesados ya que abundan en el mercado, es recomendable tratar de comprar productos naturales y cocinar nuestros propios alimentos para evitar ingredientes químicos y azúcar añadida que los alimentos procesados pudieran tener.

Haz ejercicio

Es normal que en momentos de estrés, tristeza o nerviosismo sintamos la necesidad de comer algo dulce, por ello, es recomendable tratar estos padecimientos haciendo ejercicio. Esta opción es la mejor pues es buena tanto para la salud física como la emocional.