Seguramente cuando escuchas la palabra meditación, te imaginas estar en posición de loto por largas horas, en algún monte lejano mientras escuchas alguna banda acústica oriental, pero es mucho más sencilla de lo que te imaginas y a continuación lo verás.

La atención plena es también conocida como Mindfulness, es mucho más que solo meditación, se trata de prestar atención a tus pensamientos y sentimientos internos, aceptándolos y dejándolos ir para centrarte en el presente y no angustiarte por el pasado o futuro.

Beneficios de practicar la atención plena

Sabemos que tienes una vida ajetreada y es difícil encontrar el tiempo para alejarse de todo, pero la atención plena puede ayudarte a dedicarte a ti mismo, obteniendo grandes beneficios como:

  • Prestar más atención a tus necesidades.
  • Manejar mejor el estrés.
  • Te ayudará a no ir en «piloto automático» durante el día.
  • Reduce la ansiedad y la depresión.

Lo ideal de la atención plena es que lo hagas por la mañana, ya que nuestras ocupaciones a lo largo de nuestro día pueden fatigarnos y la concentración puede no ser la misma.

Si nunca has meditado, existen libros y hasta aplicaciones que te pueden guiar en el proceso. Y en la primera meditación de atención plena que tengas, podrás aprender a escuchar tu interior, esos pensamientos que van y vienen y al final una sensación de calma.

Cuanto más practiques la atención plena, podrás mantener esa sensación de calma y evitar que te concentres en los malos momentos olvidando todo lo bueno.

Solo recuerda que la atención plena es como practicar alguna rutina de ejercicio físico, te llevará algo de tiempo ver los resultados deseados, así que ten paciencia y disfruta el proceso.

No Comments Yet

Comments are closed