Si pensabas que el alboroto en las hormonas y los cambios físicos solo los sufrías durante la adolescencia estas equivocada.

El acné en la etapa adulta se presenta como puntos negros o blancos, pero en los casos mas graves pueden provocar brotes dolorosos, principalmente en el rostro, en la línea de la mandíbula, cuello o pecho.

Existen varias causas por las que podría sucederte esto:

Estrés

Muchos de los padecimientos de la vida adulta se deben al estrés que vivimos a diario y uno de ellos es el acné, así que te vendría bien -y a tu piel- que te dieras unos momentos para ti, para que puedas relajarte de la rutina.

Genética

En ocasiones heredamos algunos detalles que no son muy agradables, y si en tu genética familiar hay antecedentes de acné puede que también eso contribuya a que a lo largo de tu vida adulta presentes casos de acné.

Cambios hormonales

A lo largo de la vida el cuerpo siempre está pasando por cambios hormonales o puedes estar pasando por un desequilibrio, por lo que podrías buscar a tu doctor de confianza o tu ginecólogo para que puedas tener una opinión médica.

Maquillaje

No importa que tan cansada estés, debes de tomarte un tiempo para desmaquillar tu rostro y lavarlo con cuidado, así no se obstruirán tus poros y tu piel descansará al igual que tu. Recuerda no utilizar productos oleosos o abrasivos para tu piel, ten mucho cuidado con lo que compras. 

Alimentación

Sabemos que la vida de adulto no siempre es la más ideal y solemos tener antojos debido al estrés y ansiedad que vivimos. Por lo que te recomendamos mantener una alimentación balanceada, evitar el exceso de grasas y azúcares y los recomendados dos litros de agua al día.

Aunque puede haber otras razones por las que tienes casos de acné, te recomendamos visites un dermatólogo ya que es el experto en pieles y te podrá aconsejar lo que es mejor para ti.

No Comments Yet

Comments are closed