Nunca debes de olvidar que la naturaleza es poderosa y siempre podrás encntrar el remedio perfecto para casi todo el cuerpo con alguno de sus ingredientes.

El aceite de semilla de girasol es rico en vitamina E y ácido linoleico, ambos son ingredientes poderosos para proteger la piel y retener la humedad. Actuará como una defensa para el cabello seco por lo que podrás ocuparlo contra  estos aires invernales.

También previene el envejecimiento capilar, reforzando la hebra del cabello de la raíz a las puntas para evitar el quiebre. También alivia la irritación en el cuero cabelludo e hidrata, suavizando las puntas, combatiendo el frizz y dejando el cabello mucho más manejable.

El aplicarlo es muy sencillo, partes en dos tu melena y tomas la cantidad no mayor al tamaño de un frijol y lo frotas entre tus manos y luego lo distribuyes en una parte de medios a puntas sobre tu cabello húmedo y luego en la otra, esto lo ayudará a evitar el frizz a lo largo del día.

Siempre podrás encontrar este ingrediente en algunos productos capilares  como shampoos, acondicionadores o algunos sérums para peinar, esta es la forma más recomendada y efectiva.

No Comments Yet

Comments are closed