Suscríbete a nuestro Newsletter
a
 • Reset  • Anticipación: la clave de un gran posparto

Anticipación: la clave de un gran posparto

CARLA GONZÁLEZ ALONSO

No soy experta en el tema, no tengo cuatro hijos… pero lo que si soy es mamá de un bebé que tiene dos meses y me encuentro en el hoyo del huracán de esta temida etapa.

¿Huracán? ¿Dije huracán? Corrijo: me encuentro viviendo esta abrumadora y transformadora etapa de forma feliz y plena. ¿Cuál es mi secreto? La anticipación.

Tuve la fortuna de tener grandes maestras a mi alrededor con años de experiencia en la maternidad. Con 1, 2, 3 y hasta 4 hijos. Amigas y hermanas que me llenaron de consejos y de herramientas para poder vivir un posparto más llevadero. Combinadas con un trabajo personal titánico de años enfocados en mí, en mi crecimiento personal y emocional, fueron la mezcla perfecta para poder estar como estoy hoy: en pleno posparto y estoy MUY BIEN.

Estoy FELIZ. Estoy REALIZADA. Estoy PLENA.

¿Cansada? ¡Por supuesto, es agotador!

¿En una rueda de la fortuna emocional? ¡Claro que sí! Hay días que no sé ni que siento…

Yo me pregunto, ¿Porqué le tenemos tanto miedo al posparto? ¿Porqué no existe más información en los libros o libros completos al respecto? ¿Porqué tomé un curso suuuuuper completo para prepararme para el nacimiento de mi bebé junto con mi esposo y nos hablaron de esto 5 minutos? ¿Porqué nos dan interminables tips y consejos cuando estamos embarazadas sobre: que comprar, donde comprarlo, que gadget tienes que tener, que crema es buenísima para las estrías, que masajes son los mejores para bajar de peso, que dieta es la ideal para no engordar, que no debes de comer, que si debes de comer, como te debes de sentir: más bien no sientas nada porque todo se lo pasas a tu bebé…?

Yo no se ustedes, pero nada más de auto leerme ya me cansé y ya me abrumé…

Me considero una mujer sumamente práctica y que le gusta prever y anticiparse ante cualquier contingencia. Es algo que me define. Y es por ello que quisiera compartirte una breve lista que me ha funcionado y me está funcionando para poder estar como estoy: con salud mental, “descansada”, sana y fuerte.

 

 

Mente:

Apóyate en una terapia psicológica de forma anticipada al parto. Soy fiel creyente de la necesitad de tener un espacio contenido de desahogo, análisis y rebote de ideas, creencias, miedos, enojos y frustraciones. El acompañamiento de esta herramienta durante el posparto es fundamental. Te ayudará a poner en perspectiva la licuadora emocional en la que te encontrarás.

Herramienta: ten una libreta pequeña y una pluma en tu buró. En esas noches de insomnio y de poco sueño, utilízala para escribir todo lo que pase por tu mente. Todo aquello que esté impidiendo dejarte dormir. Todas las emociones por las que pasas en la noche y en el día. Te ayudará a desahogarte, a descargar tu mente y a poner en proporción la licuadora emocional en la que te encuentras.

Ejercicio: te recomiendo no pensar en dormir, cambia la palabra a descansar. No entiendo porque el mundo entero va por la vida diciendo: “duerme cuando el bebé duerma” ¿Cómo? ¿Cómo le hago? Según yo no tenemos la facultad como las muñecas de porcelana de cerrar los ojos y dormirnos cuando nos acostamos ¿o sí? Por lo tanto: pensarás en descansar no en dormir. Aprenderás a respirar profundamente cuando estés tumbada en tu cama, cerraras los ojos, posición estrella, y a descansar. Recorre cada parte de tu cuerpo de pies a cabeza, y piensa en descansarla. Y descansa. ¿No puedes parar la mente? Escribe. (Psss prohibido el celular)

Corazón:

El cuerpo de la mujer se encuentra en una constante e inmensa secreción de oxitocina. Esto genera una enorme necesidad de recibir cariño, contención y contacto humano.

¡Pídelo, lo necesitas! Trata de encontrarlo en tu pareja, en tu mamá, papá, herman@, abuela, amiga… anticípate y explícale a la/las personas que tendrás cerca en esta etapa que uno de los mejores apoyos que recibirás de ellos, es este. Porque ¿que crees? La mayoría de tu entorno se preocupará y ocupará de tu bebé y no de ti. Tu te cuidas a ti misma y tienes que aprender a pedir lo que necesitas.

Regálate esos espacios de “me time”. De respirar, de conectar contigo, con tu mente, con tu cuerpo, con tus emociones, con tus miedos, con tu sentir. Escribe, escribe y medítalo. Permítete sentir todo y soltar todo. Respira. Todo pasa…

Cuerpo:

Has vivido en carne propia el milagro más grande de la vida: dar vida. ¿Cómo lo lograste? Gracias a que posees el templo más grande que es: tu cuerpo. ¿Qué necesita? Que le agradezcas, que lo reconozcas, que lo abraces, que lo apapaches, que le brindes tiempo y paciencia para sanar, para regresar a su origen. Porque ¿qué crees? Este mundo y está sociedad está llena de prisa. De prisa por que regreses a tus actividades, a tu trabajo, a hacer ejercicio, a tu talla de ropa, a tu vida sexual… “hay más tiempo que vida” decía mi abuelo.

Ejercicio: cada vez que te encuentres juzgando tu cuerpo, los cambios físicos que percibes, la prisa con la que quieres “regresar a cómo eras” PARA. Respira y agradece. Respira y agradece. Respira y abrázalo, acaricia cada parte de cuerpo que ha cambiado en lugar de juzgarla. Permítele tomarse el tiempo necesario para sanar. “Una buena cuarentena es una buena vejez” dice una mujer sabia, madre de 8 hijos, de 92 años ¡y parece de 70! A la que llamo abuela.

 

Top de artículos y herramientas para la maternidad

Por último te quiero compartir mi lista de top 10 artículos / herramientas que YO no cambio por nada y que me han ayudado a que todo fuera un poco más sencillo.

  • Libreta y pluma
  • Lámpara portátil: para ver a tu bebé cuando necesite algo y para poder escribir.
  • Ropa interior de algodón.
  • Toallas femeninas frías.
  • Bata/sweater con bolsas (¡para cargar todo! Te mueves todo el día de lugar y con muchísimas cosas en las manos).
  • Mínimo un auto regalo al día: masaje, comida deliciosa, serie y palomitas, dormir…
  • Terapia psicológica.
  • Curso con asesora de lactancia.
  • Curso de sueño: sleep coach.
  • Red de apoyo: para que te cuiden la bebé, para que puedas dormir, para que puedas hacer tus cosas, para que te abracen, para que te escuchen.

POST A COMMENT